Hay muchas buenas razones para hacer redirecciones en tu página pero debes tener en cuenta lo que esto afecta al rendimiento y a la velocidad de carga de tu página.
¿Qué son las redirecciones?
Las redirecciones son instrucciones que llevan a los usuarios que buscan un archivo a otro archivo. Estas se llevan a cabo de muchas maneras. Las redirecciones más comunes son la redirección 301 y la redirección 302 las cuales son hechas mediante HTTP y explican el por qué una página o recurso ha sido movido.
Minimiza las redirecciones en tu página web.
Minimiza las redirecciones en tu página web.
Una redirección 301 es permanente y una redirección 302 es temporal.

Una de las redirecciones más usadas en la web es la redirección 301 para cambiar la URL de todo el sitio web de la versión non-www a la versión www. Este tipo de redirección ha sido recomendada durante años y muchas personas las hacen.

¿Cómo afectan las redirecciones a la velocidad de la página?
¿Alguna vez has preguntado dónde está el baño y vas allí y hay un cartel que te indica que el baño está cerrado y tienes que ir a otro? Las redirecciones son algo como esto. Hacen que tus páginas carguen lentamente ya que se pierde tiempo para ir a un lugar y luego ser redirigido a otro.

Cuando se trata de tus páginas web y estás tratando de conseguir que tus páginas se carguen más rápido, las redirecciones son un buen motivo para que esto no suceda.

Es un buen momento para revisar todas las redirecciones de tu página web, ver dónde están y pensar en cómo cambiarlas o si son lo suficientemente importantes como para ralentizar tu página. Google sugiere eliminar las redirecciones que no sean absolutamente necesarias por:

  • Nunca enlaces a una página que sepas que tiene una redirección asociada. Esto sucede cuando se ha creado manualmente una redirección pero nunca se ha cambiado el vínculo de texto en el código HTML para que apunte a una nueva ubicación.
  • No hagas más de una redirección a cualquiera de tus recursos.
No olvides que tu página web no solo carga código HTML.
Prácticamente todas las páginas web requieren otros recursos para ser cargados. Puedes creer que no tienes redirecciones en el código HTML pero, ¿qué pasa con los archivos CSS, imágenes o JavaScript externos? Asegúrate conocer cuáles son los recursos que tu página web necesita cargar.

¿Quieres más?

No te pierdas las actualizaciones del blog y recibe mas información en tu email sobre el correcto “Posicionamiento en Google“.

¡Suscríbete y mantente al día!

Suscríbete…

¿Me Compartes?
Me gustaría conocer tu opinión sobre este artículo en la sección de comentarios que encontrarás a continuación y que lo compartas para que otras personas lo puedan disfrutar. Gracias.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Deja un comentario

Los campos marcados con * son obligatorios.

Borrar formularioEnviar Comentario