Comprimir archivos CSS es justo lo que el nombre implica: hacer que las instrucciones CSS sean más cortas. La manera principal de hacer esto es a través de herramientas en línea, que vamos a discutir a continuación.

¿Cómo comprimir CSS?

Hay herramientas en línea disponibles para hacerlo. En este sitio web tienes una de estas herramientas para comprimir tu CSS y puedes acceder a ella en comprimir CSS.

Comprimir archivos CSS acelera la carga de tu página.

Comprimir archivos CSS acelera la carga de tu página.

A continuación te presento algunas instrucciones CSS sin optimizar con mucho espacio en blanco lo cual no es bueno para el tamaño de archivo.

body
{
background-color:#d0e4fe;
}
h1
{
color:orange;
text-align:center;
}

Este código lo puedes copiar y pegar en la herramienta y el código resultante tendrá este aspecto:

body{background-color:#d0e4fe;}h1{color:orange;text-align:center;}

El código comprimido es más pequeño en tamaño (86,49% menor) y cuenta también con otras mejoras añadidas particularmente cuando se utilizan archivos CSS muy grandes.

Gracias a esto, el código CSS es de menor tamaño y está mejor optimizado para que tus páginas carguen más rápido.

Conclusión:

No importa cómo utilices el CSS (en línea, archivos externos, combinando CSS externo). Mientras más pequeño es mejor y ayudará a que tus páginas web se carguen más rápido.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

SUSCRÍBETE AL BLOG

No te pierdas las actualizaciones del blog y recibe mas información en tu email sobre el correcto “Posicionamiento en Google“.

COMENTARIOS